Este 2018 comienza como todos los años, con retos y muchas expectativas. Desde A Caminar estos retos representan el norte hacia el cual seguimos dirigiendo nuestras acciones: propiciar el reciclaje como una práctica urgente y sostenible y con ella, seguir ayudando a familias de escasos recursos.

Hasta ahora hemos cumplido con nuestros objetivos pero el compromiso crece conforme pasa el tiempo. Cada día nuestra intención se centra en ampliar nuestro radio de acción para que más peruanos reciban nuestro apoyo y mejoren, en cierta medida, su calidad de vida.

Si bien es cierto que nuestra razón de ser es ofrecer a familias en estado de vulnerabilidad un apoyo, creemos que el compromiso ecológico está ineludiblemente unido al asunto social.

De acuerdo a un extenso reportaje que recientemente escribió la periodista Yvette Sierra Praeli para el portal web Mongabay, los retos que para este 2018 debe enfrentar Perú son en síntesis: la titulación de tierras de comunidades indígenas; el tratamiento de las actividades ilegales en la Amazonía, relacionadas con la deforestación; la aprobación de la Ley Marco del Cambio Climático en el Congreso; así como la generación urgente de cambios en los patrones de consumo de los ciudadanos peruanos.

A gran escala, estos retos ambientales parecen inalcanzables, si los vemos desde nuestras posibilidades como ciudadanos. No obstante, es a partir de la toma de conciencia y el reconocimiento de nuestra corresponsabilidad como habitantes de este mundo, que nuestra acción toma importancia en el cumplimiento de tales retos.

Ante metas tan altas, todos nos hemos preguntado alguna vez: ¿en qué medida podemos aportar los ciudadanos comunes para enfrentar las crisis ambientales? Sin duda alguna, el reciclaje es la respuesta, así como la aplicación sostenida de las 3 R en nuestra cotidianidad. A través de esta práctica propiciamos cambios en los patrones de consumo, los cuales, debido a la desmesura y el descontrol, son una de las principales causas del desastre ambiental en el que está sumido nuestro mundo.

Reducir los desechos; reusar materiales, ropa y objetos; y reciclar otros, son acciones, que aunque no lo creamos, generan cambios importantes. Sin embargo para que éstos sean perceptibles e incidan de forma importante en el mundo, las 3 R deben ser ejecutadas por cada uno de nosotros en nuestra vida diaria.

Otra forma de realizar aportes significativos es formando a las nuevas generaciones desde el interior de nuestros hogares. Involucrar a nuestros hijos, sobrinos, nietos en la recolección de nuestros materiales para reciclar es imprescindible. Pero para que el reciclaje se convierta en un hábito para los más pequeños, es importante explicarles la importancia de lo que se está haciendo y especialmente las razones por las que todos debemos reciclar, así como compartir lecturas recreativas con mensajes ecológicos y realizar con ellos actividades divertidas y responsables con el ambiente.

Es muy popular aquella frase que sentencia “pequeñas acciones generan grandes cambios”, y en este contexto no puede ser más acertado que la asumamos como un principio básico en nuestro accionar.

Desde A Caminar seguimos comprometidos y te recordamos que de lunes a sábado realizamos recolecciones de materiales para reciclar, a domicilio y sin costo alguno. Si deseas sumarte a quienes hemos asumido nuestra responsabilidad con el ambiente, comunícate con nosotros a través de los números 2582910 y 2583361.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *