Las baterías o pilas son materiales altamente tóxicos cuyos efectos sobre el medio ambiente pueden llegar a ser desastrosos. Sus componentes químicos como el cadmio, el mercurio o el níquel son metales pesados que en el proceso de descomposición, es decir cuando son desechados, contaminan de forma importante aguas y aire.

Lo que normalmente sucede en los vertederos de basura es que las baterías son enterradas o incineradas. En ambos procesos estos materiales emanan sustancias altamente peligrosas, capaces de generar daños severos a los suelos y a la vegetación.

En vista de lo anterior, el reciclaje de las baterías se ha convertido en una práctica cada vez más necesaria y urgente, a pesar de que sigue siendo un proceso costoso. Después de la recolección, se procede a la separación del mercurio u otros metales en plantas procesadoras. Se trituran las baterías y se introducen en un destilador que se calienta hasta un nivel de temperatura adecuado. Este proceso permite la obtención de un mercurio con un grado alto de pureza (hasta un 95%).

No obstante, la mejor medida de prevención es sustituir el uso de pilas por baterías recargables, o en otros casos, el uso de energía solar.

La forma de contribuir desde tu casa u oficina en el reciclaje de pilas, es guardándolas en una botella de plástico en un lugar fresco.

¡Súmate a nuestra iniciativa por un mundo más verde!

Contáctenos

2583361 | 2582910 | 985030860

acaminarlima@gmail.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *