Una de las principales causas de la enorme degradación ambiental que padece nuestro planeta tierra, es la producción desmesurada de bienes, generada para intentar satisfacer unos patrones de consumo al servicio de una dinámica comercial destructiva.

Los patrones de consumo son aquellos parámetros que determinan nuestra manera de consumir cualquier tipo de bienes: ropa, zapatos, alimentos, productos de limpieza y aseo personal, carros, casas, mobiliario, etc. Estos son propiciados por una falsa necesidad  vendida por el aparato propagandístico cuya misión es estimular cada vez más las compras, sin siquiera atender a los daños que esta dinámica tan acelerada produce en el ambiente.

El estilo de vida contemporáneo de las sociedades industrializadas está sustentado en la obtención de cada vez más bienes y lamentablemente esta dinámica se está replicando a escala mundial. La importancia de los patrones de consumo actuales radica en que su demanda excesiva y derrochadora afecta gravemente la disponibilidad de los recursos naturales: agua, tierra, bosques, etc.

Para cubrir la demanda altísima de bienes y servicios, se explota indiscriminadamente los recursos de la tierra a un ritmo tan descontrolado y acelerado que ni siquiera permite que éstos recuperen las condiciones mínimas para su conservación y crecimiento. Es por ello que las políticas ambientales no solo deben contemplar legislaciones que regulen la actividad de explotación de diversos recursos, sino también, y con más ahínco, la concientización de patrones de consumo desfavorables y su transformación en patrones sustentables y amigables con el ambiente.

El mayor reto está en cada de uno de nosotros y en nuestros patrones de consumo. El consumo y la producción sostenibles tienen como principio la producción de más y mejores bienes con menos recursos y la reducción de residuos tóxicos y contaminantes que afectan el ambiente.

El consumo sostenible se basa en los principios de reutilización y en los cambios de hábitos con miras a ajustarlos a las necesidades reales y a acceder a mercados alternativos que favorezcan la conservación del ambiente.

La sostenibilidad es un paradigma ecológico que tiene como radio de acción pensar el sistema económico, político y sociocultural en condiciones que respeten la conservación de los ecosistemas y planteen alternativas sustentables de desarrollo e igualdad.

Desde A Caminar invitamos a todos a formar parte del cambio. Transforma tus hábitos de consumo. Comienza por reciclar a través de nuestros servicios a domicilio. Comunícate con nosotros y súmate a nuestra causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *